Menú

Borrell, otro que anda despistado con esto de la burbuja inmobiliaria (¿interesadamente?)

8

Los socialistas están últimamente muy locuaces para esto de la burbuja inmobiliaria. El último que se ha desatado la lengua ha sido el conocido como Borrell I el Fugaz, por la  inefable muestra de la democracia interna de la que tanto presumen en el PSOE y cuya última víctima ha sido la “niña” Chacón.

Seguramente por alguna vendetta pendiente, y amparado en la ausencia de autoridad en el PSOE –algo parecido a lo que pasa en el Gobierno- ha aprovechado la ocasión para repartir unos cuantos mandobles sin por ello separarse de la línea oficial mantenida por José Blanco al tiempo que hace un guiño a los chicos del 15m. Me explico:

Asegura que en el ya lejano 2007 afirmó en el comité federal del PSOE que la construcción no podía pesar en España el doble de lo que pesaba en el PIB de la Unión Europea; que no era lógico que se construyera tanto como en Alemania, Francia e Italia juntas.

También que fue un error negar la crisis, hablar de brotes verdes, de luces al final del túnel y de que lo peor de la crisis ya había pasado. Y un reproche directo a Zapatero por no haber sabido decir a los españoles que somos más pobres que ayer porque hemos tomado decisiones de inversión equivocadas y que eso ya no tiene remedio.

Hasta aquí, todo bien. Un discurso que nadie podrá objetar.

La confusión, la empanada mental –quizá interesada, para zurrar a Mafo por algún asunto pendiente-, es la misma con la que nos viene obsequiando el PSOE desde tiempos inmemoriales y que tan oportunamente recordó Aleix Saló en su celebérrimo video (por cierto, ¿a nadie se le ha ocurrido que el viaje de Zapatero a Kazajistán no fue sino para estrechar relaciones con nuestros nuevos vecinos “istaneses”?). Efectivamente, Borrell ha culpado al PSOE de la burbuja inmobiliaria, pero no a todo al PSOE, sólo a los que él llama “socioliberales” y que, por sus palabras, parece encabezar Mafo. Esta frase describe perfectamente el prejuicio, la mentira que por muchas veces repetida yo, por lo menos, no me creo: “Me gustaría ver a todos los socioliberales del PSOE, grandes partidarios de la liberalización del suelo, de la abolición de la planificación urbana, que proclamaban: el mercado sabe construir ciudades, fuera la restricción, venga, ancha es Castilla…”.

Con brevedad y exactitud habéis descrito en vuestros propios comentarios (extraídos del post “¿Vivienda protegida o personas protegidas?”) lo que realmente pasó en estos años:

“Así se ha creado esta burbuja, a base de intervenir en la oferta, restringiéndola; y en la demanda, aumentándola con dinero barato.”

“…el sobreprecio de las viviendas es la conjunción de dos factores: por un lado, la rigidez de la oferta, condicionada por la escasez de suelo, que hace que su adquisición sea muy costosa – en tiempo, en dinero, en gestión, en riesgos (lo que inevitablemente se repercutirá en el precio del producto inmobiliario); segundo, y simultáneo: la elasticidad de la demanda debida a la expansión crediticia artificial en un sistema de dinero fiduciario con tipos muy bajos, que permite que haya una demanda capaz de responder a una oferta semejante.”

Y, en efecto, hubo gente en el PSOE que es responsable –empezando por Zapatero- de la intervención nefasta en la oferta y en la demanda. Los mal llamados “socioliberales” de Mafo, por el lado de la demanda; y los socialistas puros, por el de la oferta. Y de “aquellos barros, estos lodos” (sic) como dirían Blanco y (oh, casualidad) Saló.

8
comentarios
Escribir Comentario
1 Invertir en Bolsa, día

Hay que tener en cuenta que posiblemente la intervención del suelo sea el mejor negocio personal (personal, no de financiación de partidos) de los políticos españoles.

2 Rafa, día

Este blog me gusta cada día menos por tendencioso, al paso que vas LD se te va a quedar a la izquierda. Por cierto, ¿no estabas tomando ningún café en las proximidades de ninguna de las golpistas manifestaciones del pasado domingo?

3 Jaime, día

A ver este tal “Rafa”. ¿Qué tiene de tendencioso? Dilo y expón tus argumentos. En lugar de argumentar te limitas a calificar al autor del blog con comentarios –nada ingeniosos, por cierto- de si estuvo o no estuvo en no sé qué reunión de personas de no sé qué tendencia. Cuando una persona no argumenta y pone en evidencia que hay de no cierto en lo que el autor está comentando, es que no los tiene. Los calificativos son eso: calificativos. Se usan para poner en evidencia al que los utiliza. Pues esto no es un calificativo puesto que está argumentado. Un descerebrado es una persona que carece de ideas y de argumentos. Cuando una persona carece de argumentos sencillamente califica y frecuentemente insulta. Tal “Rafa”, encajas con esta definición. No soy yo quien te califica. Eres tú al no mostrar argumentos sobre el tema se auto califica. La próxima vez, argumenta y explícanos que tiene el texto de tendencioso –otro calificativo sin justificar-.

4 chamberi, día

José Luis, el post de hoy está claro, de todas formas quería hacerte un comentario sobre el post de los Fondos Inmobiliarios de hace un par de días porque algunas de las conclusiones no son muy coherentes con ideas liberales:
- Por qué en un FII hay q rescatar a los partícipes comprando el banco su participación? Por qué no hacerlo tambien en Fondos de Inversión en acciones, bonos, etc...?
- No será que el problema es que el producto no fue vendido adecuadamente advirtiendo de los riesgos q tiene invertir en fondos con activo subyacente ílíquido. Pero un señor q invirtió en 1998 en un FII se va con plusvalías de 2 dígitos altos por haber facilitado el banco su salida a un valor de recompra superior al de mercado en un activo ilíquido.Alguna explicación más allá de evitar tu nombre en una portada?
- Si un banco o intermediario financiero ha vendido mal un producto q lo sancionen, pero ya está bien de salvar a todo el mundo. Porque el accionista del banco o su cliente de depósitos tiene q pagar los platos rotos? El coste de mantener esos activos improductivos lo compensarán con comisiones o intereses más bajos en activos "sin riesgo". Con lo que al final el inversor conservador financia los platos rotos del arriesgado... Larga vida a esta cultura financiera tan nuestra de "quiero algo q me dé el 6% sin riesgo", en lugar de hablar clarito
- Con la debacle q vivimos desde 2007 se ha pasado de puntillas por cosas importantes, y los FIIs es una de ellas. El problema de los FII no es solo q es un vehículo líquido invertido en activos ilíquidos sino q compraban, porque estaban obligados para mantener tributación al 1% a invertir el 50% en vivienda, de la cual mucha sin generar ingresos. Y por eso no pudieron atender los reembolsos. Si hubiesen tenido oficinas o retail q vender de una tacada a inversores institucionales, hubiesen podido llegar a sobrevivir (al menos algunos, como en Alemania), pero en todo caso hubiesen ayudado a un rápido ajuste del mercado - como ocurrió en UK con los fondos de property entre 2007 y 08
- Lo de las Socimi está claro, si pagas un 18% de impuestos no es un Reit aunque lo llames así.

5 Rafa, día

Seguramente esta sea mi última intervención en este blog. La razón por la que comencé a leer este blog hace algunos meses es porque, aunque evidentemente no compartía ciertas posturas o teorías, el autor hacía un esfuerzo significativo en mostrarlas del modo más aséptico posible dada su evidente militancia liberal. Yo lo leía, aprendía ciertas cosas y, en general, nada me chirriaba demasiado. Esto ha cambiado de un tiempo a ahora. No creo tener que argumentar por qué pienso que esta entrada y otras anteriores han abandonado esa línea "aséptica", los dos primeros párrafos de este blog son autoexplicativos al respecto. Sencillamente se podrían haber ahorrado en un blog donde de lo que se trata es de analizar el mercado inmobiliario y todo lo que le atañe. Siempre se ha criticado la gestión del gobierno actual y las teorías de corte socialista en este blog, pero eso no me molestaba, esas críticas nunca prevalecían sobre el contenido que se exponía sobre el mercado inmobiliario. No prevalecían porque el autor parecía decirlo de ese modo al igual que ahora parece decidir lo contrario. Eran las ramas que permitían ver el bosque mientras que ahora las siento como las ramas que no me dejan ver más allá. ¿Soy yo o es que ha cambiado la línea del blog? No lo sé, pero tengo cosas más urgentes en las que ocuparme que en responderme a esa pregunta. Aún así siento decir que tengo la clara (aunque tal vez equivocada) sensación de que esto ha cambiado últimamente, sobre todo a partir de entrar en LD (no insinúo pérdida de autonomía por parte del autor sino más bien una mayor militancia) y, sobre todo, a partir del 15-M.
En fin, he aprendido muchas cosas en este blog, algunas buenas y otras no tanto, como por ejemplo que la causa última de esta crisis hay que buscarla en los rasgos socialistas de la política económica de USA o cómo los bancos USA se veían obligados a dar hipotecas a inmigrantes y minorías por aquello de la igualdad exigida desde el estado. Seguramente solo sea mi ignorancia lo que me hace no poder creer estas dos afirmaciones, pero no culpéis la LOGSE pues yo soy mucho más viejo que eso. Personalmente creo que el autor no ha logrado conservar ese punto moderado que tanto pareció mimar durante tanto tiempo y que yo tanto apreciaba. Una pena, sobre todo aprecio la conversación pausada con el que piensa distinto a mí. Saludos a todos porque me lo he pasado muy bien en este blog, he aprendido mucho y, sobre todo, he conocido los argumentos con los que los liberales de "pro" argumentan su liberalismo. Que conste, no soy antiliberal, sencillamente no me gusta ni me convencen sus propuestas. Ojalá tengáis razón y, si algún día se puede practicar el liberalismo tal y como se entiende en este blog, sea así... tal y como se entiende en este blog y con las consecuencias que se le suponen.

6 José Luis Ruiz Bartolomé, día

Chamberí, no pretendo discutir tus argumentos. Tan sólo quiero poner de relieve que BBVA tuvo un comportamiento "señor". Empezó haciendo lo que tocaba, es decir, vender activos a lo que fuera con tal de generar liquidez para dar salida a los partícipes. Posteriormente, alentado por la iniciativa del Santander, optó por el corralito. Pero después probablemente pensó que eso tenía un desgaste enorme y que hacerse con el fondo podía tener, a medio plazo, otras ventajas. Más allá de que es lo justo o lo correcto, ese comportamiento dignifica al banco. Desde mi punto de vista.

7 José Luis Ruiz Bartolomé, día

Rafa, sinceramente, sentiré mucho que abandones el barco. Me gustan tus opiniones y las tengo en cuenta, aunque no siempre las comparta.

8 Jaime, día

La verdad que el liberalismo es una teoría, por un lado y en la teoría, muy sencilla. Consiste en dejar a la gente libertad para elegir. Decir que no se cree en el liberalismo es sencillamente decir que no se cree en que la gente tenga que tener libertad para elegir lo que más le convenga. No he leído lo suficiente al autor como para saber si es partidario o no de la libertad de elección de las personas. De hecho, muchos de los que se definen liberales, en realidad, no lo son porque el liberalismo es, por otro lado y en la práctica, una filosofía difícil y rigurosa. La razón por la que habitualmente estamos en contra de la intervención del Estado es porque, primero, suele suprimir la libertad de elección de las personas –por ejemplo en educación y en sanidad- y, segundo, suele generar privilegios económicos a favor de unos y quitárselos a otros –elimina el mérito para que unos progresen gracias a sus contactos con el poder interventor en detrimento de personas que hacen más méritos-.

Aún así, es mejor tu segunda intervención que la primera. Eso sí. Es un “tiro la toalla” porque no encuentro los argumentos para rebatir otros argumentos. No hay que estar de acuerdo con el blog. Si no estás de acuerdo con que fue la intervención del Estado la que motivó la burbuja inmobiliaria, tienes que buscar los argumentos que sostengan tu posición. Si no los encuentras, estás en la obligación moral y filosófica de reconocer que tu posición es insostenible. Como muestra bien valga un botón. El texto que escribo a continuación está sacado de la última edición de La Teoría del Dinero y el Crédito de Von Mises –la traducción es mía puesto que lo saco de la edición en inglés y desconozco si mi traducción coincide con la edición española de esta obra-. En la introducción de esta edición escrita por Douglas E. French, figura este texto entrecomillado sacado de una de las editoriales económicas del New York Times del año 2002 y refiriéndose a la recesión que siguió al reventón de la burbuja tecnológica. El autor de la editorial es el conocido keynesiano, Paul Krugman. El texto dice lo siguiente:

“Esta ha sido una recesión típica de pre guerra, una mañana después de una exuberancia irracional. Para combatir esta recesión necesitamos algo más que un pequeño rebote provocado por la FED; necesitamos elevar hasta lo más alto el gasto familiar para contrarrestar el negocio moribundo de las inversiones. Y para hacer eso, tal y como Paul McCulley de Pimco lo ha expuesto, Alan Greenspan tiene que crear una burbuja inmobiliaria para sustituir la burbuja del Nasdaq”.

Este editorial de Paul Krugman –si alguna vez os proponen para el Premio Nobel, por favor, rechazarlo- demuestra que tal y como expone el autor del blog y según lo expresa Rafa –yo no lo he leído y me fío de lo que Rafa asegura- la burbuja inmobiliaria fue una acción premeditada del Estado bajo el auspicio y la tutela de economistas keynesianos. No lo dice Von Mises, que ya había muerto cuando Krugman escribió esta frase. No lo dice Rothbard, que también había muerto cuando se escribió este editorial. Lo dice y lo asegura el propio Krugman. Efectivamente, se puede probar que Alan Greenspan, con la ayuda de bancos cómplices del Estado y agencias gubernamentales en la práctica –Fannie Mae y Freddie Mac- crearon la burbuja inmobiliaria con los resultados que todos conocemos. ¿Queremos seguir aceptando las opiniones de Krugman como válidas? Entonces prepararos para lo peor.

Rafa, estos argumentos hay que rebatirlos. Tirar la toalla es, en definitiva, admitir que los argumentos son irrebatibles y por lo tanto, sonados desde el punto de vista dialéctico y, a todas luces, ciertos. No basta con decir; “es que son argumentos liberales”. Pero es que además de ser argumentos liberales, son ciertos. ¿Son mejores unos argumentos anti liberales o socialistas simplemente por no ser liberales cuando además son falsos? No aceptarlos es negar la realidad. Para resolver un problema, lo primero es que hay que aceptar la cruda realidad. Ningún alcohólico resuelve su alcoholismo hasta que acepta la realidad: es un alcohólico. Partiendo del análisis correcto de la realidad se puede discutir o rebatir cuál es la mejor solución. Pero eso ya es otra historia para otro día.

Herramientas