Menú

España, capital Berlín

16

Los que fuimos jóvenes en la segunda mitad de los ochenta y principios de los noventa tuvimos la ocasión de experimentar, como ninguna generación anterior lo había hecho, una auténtica explosión de libertad. Nuestros padres, los cuarentones de la época –ni qué decir los abuelos-, asistían atónitos a un período socialmente revolucionario y rebelde, al mayor choque generacional de nuestra historia. Pero no sólo ellos: nosotros mismos, adolescentes inseguros, que habíamos sido educados en los valores y principios que habían guiado a nuestros mayores, nos sentíamos perplejos ante el brutal cambio.

Todo valía. Y si algo fue representativo de la época –además de una auténtica edad de oro musicalmente hablando- fueron las drogas. No sé cómo andan ahora las leyes ni la tolerancia social, pero en aquel entonces se podía adquirir con toda tranquilidad hachís en un bar céntrico de una ciudad cualquiera, y sin necesidad de esconderse del resto de la clientela. Era posible incluso apostarse a la entrada de una comisaría y fumarse un porro delante del policía que frecuentemente hacía guardia a la entrada sin temor ni siquiera a una reprimenda paternalista.

Sin referencias asentadas, y con unos padres en general aturdidos por el devenir de los tiempos, los jóvenes de la época tuvimos que, autodidactas, redefinir principios y armar nuestra propia escala de valores, no sin tropiezos y errores que aprendimos mediante el consabido prueba-error. La libertad es maravillosa… si se sabe utilizar, claro. Libertad implica responsabilidad. Y muchos, entonces, no supieron, no pudieron, o no tuvieron la suerte de utilizarla con un mínimo de responsabilidad. Y algunos se quedaron por el camino. Drogas, dinero fácil e inmadurez llevaron a unos cuantos al cadalso y a otros tantos a centros de rehabilitación donde nada pudieron hacer por cerebros y voluntades terriblemente dañados. Chicos, algunos ciertamente brillantes, cuyas vidas han discurrido a la postre por un camino que nunca imaginaron y, siempre desde entonces, tutelados.

España, como colectivo, es hoy uno de esos chicos. Un país deslumbrante que lo tenía todo. El niño mimado de Occidente. El hijo de papá con un billete de más en la mesilla de noche.

Ayer, después de varios y continuados avisos, papá Europa le dijo ¡basta! y tomó las riendas de la situación. Ayer quedó en evidencia que España es incapaz de gobernarse a sí misma, que ha diseñado una estructura política que favorece que los torpes, los indolentes, los obtusos, los abúlicos y los más irresponsables sean los que dirijan los destinos colectivos. Un país esclavizado por la deuda, por el dinero fácil, por el estómago agradecido. Una juventud anestesiada, embrutecida y sin motivaciones. Una clase empresarial amoldada a las mordidas y las componendas. Una clase trabajadora que sólo quiere derechos y rehúye las obligaciones. Una economía subvencionada, un pueblo esclavo de sus debilidades. Inmaduro. Irresponsable.

El Memorando de Bruselas (MoU), triste es decirlo, es lo mejor que le ha pasado a España en –por lo menos- los últimos cuatro años. El rescate financiero que Zapatero se negó a hacer, el rescate financiero que Rajoy no se ha atrevido a hacer. Como decía ayer acertadamente el periodista Hermann Tertsch en twitter, ‘quien no ejerce su poder invita a otros a arrebatárselo’. En efecto, hemos pasado del “¡que inventen ellos!” al “¡que reformen ellos!”.

Los 32 mandamientos recién llegados de Europa son el mejor programa de gobierno que hemos tenido en mucho tiempo; esa dieta que sabes que tienes que hacer pero que siempre dejas para mañana. La receta adecuada para que el drogata se desenganche. Ni siquiera han olvidado la metadona: nos dejan seguir viviendo por encima de nuestras posibilidades otro añito más –el cumplimiento del déficit se aplaza a 2014-.

El desglose del MoU lo tienen a su disposición hoy en todos los medios generalistas y económicos (por supuesto aquí, en LibreMercado), y a lo largo de la jornada se publicarán docenas de interpretaciones. Bajo mi punto de vista, y ya poniendo un ojo en el saneamiento bancario ergo inmobiliario, un par de objeciones:

-         Me gustaría que se revisara, en profundidad, el balance de todos los bancos. Incluidos aquellos que se supone que están bien.

-         18 meses me parecen una eternidad para proceder a la recapitalización de la banca. Debe ser un proceso mucho más rápido. De otra manera el mercado inmobiliario permanecerá muerto hasta el final del periodo y el precio seguirá en un proceso lento de descomposición, agravando la sensación de pobreza que cunde entre la población, abrumadoramente propietaria.

Lo más sorprendente del traspaso de poderes acaecido ayer –quizá lo más importante desde el 6 de diciembre de 1978- es que ha pasado sin pena ni gloria. Anoche, mientras escribía esto, el tema más caliente en twitter era “noche minera”-asunto que me produce tal sonrojo que, para no darle importancia, ni siquiera voy a comentar-. Y el resto, temas intrascendentes relacionados con programas televisivos.

¿Queda, pues, algo de dignidad en la España de 2012? Sí. Durante todo el día el nombre de Miguel Ángel Blanco, mártir de la libertad y de la nación, se mantuvo en el top ten de los asuntos más debatidos. El niño pijo yonki todavía manifiesta signos de lucidez. A lo mejor el protectorado alemán dura menos de lo que me temo. Ojalá.

16
comentarios
Escribir Comentario
1 Julio, día

Sólo un inciso... cuando te refieres a: "....el mercado inmobiliario permanecerá muerto hasta el final del periodo y el precio seguirá en un proceso lento de descomposición, agravando la sensación de pobreza que cunde entre la población, abrumadoramente propietaria.....", a qué período te refieres?a los 18 meses de margen de recapitalización?
Gracias!

2 José Luis Ruiz Bartolomé, día

Sí, exactamente, a esos 18 meses. Un saludo

3 javier, día

Tengo 33 años. Me he pasado 10 de ellos estudiando dos carreras universitarias relacionadas con la arquitectura y la construcción. Soy Arquitecto y Aparejador y llevo 6 meses en paro. Las posibilidades de encontrar un empleo a medio plazo son remotas y además tienes que ver cómo a nuestro sector profesional, arquitectos y técnicos en general, se le ha dado de lado con el consuelo de : "márchate a buscarte la vida fuera"...

¿Es legítimo desahuciar profesionalmente a todo un colectivo profesional que ha realizado un esfuerzo académico enorme para encontrarse en la tesitura de no poder vivir en su país?

4 Alberto BP, día

Don José Luís
No se en que parte del memorandum estará, si es que está, que me temo que no.

Pero otro de los grandes problemas inmobilario/finaciero/fiscales es que nuestra ¿Admnistración? sigue funcionando como los bancos/cajas quebrados.

Sigue valorando los activos a tasar a precios burbuja. Sigue creando inseguridad jurídica. Sigue pensando que porque "yo" superadministración (a ver quien me tose) diga que un solar industrial, que de estar en los activos de Bankia los tasadores/auditores foráneos habrían tasado en 100.000 €, vale 2 Millones. Con un par.

Y además presupuestaré de acuerdo a ello.

Que eso paraliza el mercado inmobiliario. A mi plim. Mis tablas son mis tablas, y sino que el tasador API de turno (el mismo que colaboró en este lío sobretasando a tutiplen) llamado por un juez, dicte sentencia.

¿Que eso es el estado de derecho?

El estado de .... ¿?

un saludo

5 Roberto, día

Jose luis, obligarán a la banca a bajar los pisos a precios reales de mercado? cuando? a los 18 meses? como va a afectar al precio de la vivienda el rescate?

6 José Luis Ruiz Bartolomé, día

Totalmente de acuerdo. Afán recaudatorio puro y duro, y mentalidad de recaudador tipo "sheriff de Nottingham". Un saludo

7 José Luis Ruiz Bartolomé, día

Difícil saberlo. Si nos atenemos a la Reforma De Guindos II, deberán vender un 5% anual. Tiene sentido no inundar el mercado de producto, pero tampoco soltarlo con cuentagotas de manera que se sostengan artificialmente los precios. Veremos si Merkel cambia o no las condiciones del banco malo. Hace dos posts hablé de ello. Un saludo.

8 diegopanos, día

Hola, Javier:

A requerimiento del blogger opino sobre tu post. Decir que te entiendo (tengo cuñados y amigos arquitectos y aparejadores, y algún constructor). Desde una perspectiva humana, entiendo que te sientas defraudado, engañado y frustrado. Ojalá consigas pronto salir adelante profesionalmente.

Desde mi idea liberal en lo político y lo económico respondo a tu pregunta: Sí, es legítimo que la actividad constructiva, minera o de otro tipo se cierre y no de ma´s trabajo. Nadie cierra las minas. NO son rentables por lo menos desde 1959 (por eso el Estado crea la Hunosa). La construcción no lo es, hoy, porque estamos financieramente quebrados, estado, bancos y particulares, y no podemos construir más. Tendrás que esperar. No porque lo diga yo, sino porque hemos fracasado como país. Y eso no es ni legítimo, sino ilegítimo, sino real. En la realidad, las personas, los ecosistemas, los oficios, las ideas, la moral, los países y los estados nacen, crecen y mueren. La vida, como tal, no tiene connotaciones morales. Es lo que es: una constante renovación que implica vida y muerte.

Nadie tiene una garantía legal -sería pueril- de que no le va a afectar la vida real a su vida particular. No vas a poder dedicarte a eso que te gusta y para lo que te has preparado. No tenemos (ni tu ni yo) ese derecho.

Y ante ello tenemos tres alternativas, a) buscar el mismo empleo en otro sítio, b) cambiar de empleo -tu preparación te ayudará enormemente- y c) quejarte y adoptar una postura pasivo/agresiva, como los mineros, esperando a los bárbaros.

Mi cuñado Arquitecto tenía un bonito estudio;experiencia en naves industriales. Experiencia internacional. Hace un año y medio presentó concurso de acreedores. Ahora ha montado una empresa de educación en inglés. (¡nada que ver con "lo suyo"!) Y tiene muchas ideas.

Nuestra sociedad adolece de una falta de iniciativa y cierta pasividad derivada de una ilusoria impasibilidad e intangibilidad. Los derechos sociales parecen una construcción platónica, fundada por los dioses sobre el cimiento de la superioridad occidental. Los consideramos -como la dignidad- un "ser" ya dado, inmutable, garantizado. Es un error. La libertad, la dignidad y el Derecho son una permanente conquista de la humanidad (de cada generación) arrancada tenazmente a las fuerzas de la entropía amoral, tenaz y brutal de la naturaleza.

Estas son las malas noticias. Las buenas es que todo podemos cambiarlo nosotros, con esfuerzo, sacrificio y la solidaridad de todos, mirando por todos. Eso que a veces uno siente y se representa, pero no es, una bandera: patriotismo.

9 Fray_Fanatic, día

18 meses más de economía necrótica. Porque sin conocer el valor real del inmobiliario, ninguna economía puede funcionar.

10 Rafa Millán, día

Muy bueno.El ejemplo de las Drogas es muy gráfico .Habia muy pocas posibilidades de q sin ayuda "de fuera"se empezasen a abandonar los malos hábitos .Esa mezcla de gran fuerza de voluntad y convencimiento necesaria que nuestros Politicos han ido demostrando,cada vez que han podido,que no tienen....bienvenida la ayuda de fuera,si nos ayuda a empezar.
Un saludo

11 Carlos, día

Lo que está claro y no entiendo es por qué la regularización del sector inmobiliario no termina de producirse. Como nadie quiere asumir pérdidas, el precio no baja todo lo que debiera y del 50 % que tendría que caer apenas llegamos al 30 %. Por qué no se cumple el dicho de todo lo que sube muy rápido termina bajando igualmente? Qué mecanismos internos hacen que el precio no baje a niveles acordes con al coyuntura económica que tenemos en la actualidad? Que pongan los pisos a mitad de precio ya verás como aumentan las compras. Qué es preferible, asumir X pérdidas y purificarse o no vender nada y seguir amortizando promociones abandonadas con el consiguiente efecto sobre el sistema financiero y las cuentas? Es como lo de no dejar caer a nadie. No lo entiendo tampoco. Si el Banco X, empresa privada, no es rentable y quiebra, pues que lo haga y esos fondos sean asumidos por otra entidad solvente.

12 Esopra, día

Hola Javier.

Tengo 48 años.

Estudié arquitectura en la ETSAM, de los 19 a los 44 trabajé en el sector y me gané, no muy brillantemente pero lo suficiente, la vida en él. En 2008 no tenía nada que hacer. En 2009 decidí dedicarme a otra cosa. En 2010 me volví a dar de alta en autónomos y me dedico a algo que nada tiene que ver con lo que hice durante veinticinco años.

No sé si es legítimo o ilegítimo, justo o injusto lo que me ha pasado, creo que ninguna de las cuatro cosas, simplemente, ni hay ni habrá nadie que me pague a cambio de los conocimientos de los que viví 25 años. Nada he reclamado ni tengo que reclamar.

Sí sería injusto, mucho, que reclamase a los demás que me cediesen una parte de su riqueza a cambio de algo que no consideran de utilidad.

Sabes muchas cosas, seguro que con ese caudal de conocimiento rebuscas y encuentras algo atractivo que ofrecer a quien lo pueda necesitar y conseguir que te paguen por ello. Es difícil, mucho, y puedes fracasar varias veces por el camino, pero no es imposible.

Muchos ánimos y un cordial saludo.

13 Javier, día

¡Enhorabuena José Luis!. Posiblemente el artículo más claro y exacto de los que he leído acerca de la crisis. ¡Y sin necesidad de dar una cifra!. Si no entendemos que el problema de España es mucho más que un problema económico, no hemos entendido nada. Es un problema de nación y un problema de valores. Si no entendemos esto, el sufrimiento futuro no nos servirá de nada.

14 javier, día

Estimado diegopanos;
Agradezco tu sincero apoyo pero debo decirte que no estoy en absoluto de acuerdo con algunos de tus argumentos.
No es mi intención abrir un debate pero me gustaría aclarar un par de cosas:
En primer lugar no creo que haya comparación posible entre mi sectro profesional y otros como el de la minería que traes a colación.
De entrada el discurso de los mineros me despierta antipatía en las formas y en el fondo.

La problemática de la construcción es bien distinta por varias razones:
El sector no es rentable, sino hiper-rentable. Lo que ocurre es que es una industria usada y abusada directamente por el control de los distintos gobiernos españoles de las últimas décadas.
El mundo del ladrillo ha sido literalmente explotado por intereses políticos y con ello se ha beneficiado toda la economía española durante más de veinte años.
Al mismo tiempo y gracias a ello se han hecho millonarios muchos políticos y muchas Comunidades Autónomas.
Éso no es liberal.
El intervencionismo directo de los distintos ámbitos de gobierno para gestionar una sobreconstrucción desde distintos puntos de control y con herramientas tan variopintas como la presión sobre entidades bancarias para prestar y prestar, NO ES LIBERAL.

Yo no estoy pidiendo ni ayudas ni subvenciones ni para mí ni para mi sector profesional. De lo que me quejo es de que el abuso de todo lo descrito ha destrozado para muchos años un sector pero que MUY RENTABLE. Y de paso me quejo y de qué modo de algo que no es en absoluto incompatible con un liberalismo con el que simpatizo: No se están creando las bases de una recuperación a medio plazo del sector. No se están habilitando mecanismos para la reactivación. Y sí se están llevando a cabo medidas para resucitar otros sectores.
Creo que pedir que un gobierno gobierne, no es antiliberal. Y creo que pedir una gestión justa y práctica que posibilite cuanto antes la resurrección de un cadaver pasaportado en buena medida por los distintos gobiernos del país, tampoco es antiliberal.

Un saludo. Y gracias nuevamente por tu apoyo.

15 javier, día

Estimado Esopra;
Gracias también por tus líneas de apoyo.
Especialmente gratas viniendo de un compañero de fatigas.

Como le decía a diegopanos en el post anterior, mi reivindicación no se centra en que un mundo profesional que ya no da de comer porque debido a razones objetivas no resulta rentable en nuestro país, requiera la ayuda de Papáestado.
Se trata de algo mucho más injusto.

¿Alguien imagina que el sectro del Turismo en España entrase en barrena y el gobierno de turno no pusiera en marcha las medidas oportunas para habilitar su pronta recuperación?

Eso no es intervencionismo. Es GOBERNAR, para un país y unos paisanos.
Lo que me indigna hasta el extremo es que MIS gobernantes me digan que no hay futuro para mí y me busque la vida en otra parte, cuando han estado aprovechándose electoralmente y lucrándose económicamente de la explotación de los que llegaron antes que yo a este mundillo prostituído del ladrillo.

Si éso es liberalismo, que paren que yo me bajo.

Un saludo.

16 Pedro, día

Admiro tu analisis y tu discernimiento sobre la situacion que tu pais y la sociedad españpla en general padece, o adolece, siempre ha sido asi, yo conozco tu pais pues vivi durante 7 años, hasta el 94 cuando ya la crisis comenzaba o se encarrilaba, lo de despues fue el acaboso, pues ningun mandatario ha sabido o querido enseñarle a esa sociedad de los verdaderos puntales actuales del liberalismo y hasta donde habia que ceder para garantizar el establishment que creian merecerse, y lo triste es que aun creen que asi es...suerte y veremos como termina eso, creeme que lo siento mucho pues tengo familia alli viviendo y las quejas son grandes. Yo les adverti porque osaban criticarnos hace par de años, pues segun ellos en USA trabajamos mucho.....

Herramientas