Menú

¿Está MAFO presentando su curriculum en Génova 13?

0

“Un ejemplo [de no reconocer los problemas] fue el de pensar que la principal fuente de nuestras dificultades era la crisis financiera internacional y no los desequilibrios acumulados por una larga expansión basada en el endeudamiento y el deterioro de de nuestra competitividad”. Esta crítica, dirigida a Zapatero, no es mía –aunque la podría firmar-, ni siquiera de alguien de la oposición: la ha formulado nada más y nada menos que un destacado miembro de la nomenklatura socialista hispana, el gobernador MAFO.

Ya se sabe que a perro flaco todo son pulgas, pero no deja de ser llamativo que el principal cómplice del Gobierno en la ocultación de la verdad salga ahora con éstas. El señor Fernández Ordóñez fue, de 2004 a 2006, Secretario de Estado de Hacienda –bajo las órdenes de Solbes-, cargo que abandonó para incorporarse al Banco de España. Hasta hoy. Este señor, que es uno de los tres o cuatro prebostes que se ha encargado de la cosa económica desde que ZP llegó al poder, ¿qué legitimidad tiene ahora para decir lo que dice? ¿Qué credibilidad le queda? Otra de sus perlas:

“Otro ejemplo de no querer o no saber reconocer los problemas es el de quienes dicen que, para corregir nuestro elevado déficit público, no es imprescindible realizar recortes del gasto. Una actitud responsable debe llevar a reconocer que no es posible reducir un déficit que llegó a alcanzar un 11% hasta un 3% del PIB sin acometer una profunda reducción del gasto público“.

La única reforma en la que Ordóñez cree que se ha hecho todo bien es la que le toca a él, es decir, la de las cajas de ahorros”, dice el artículo de El Confidencial que me ha servido de fuente para este post. Pues no, señor MAFO. Ni siquiera esta reforma ha sido buena. Y le pongo un ejemplo:

El pasado día 9,  “Expansión” publicó el artículo titulado “la Caixa crea otra sociedad para sus activos inmobiliarios”. Como ya sabemos, la Caixa ha sido la pionera en crear la estructura de ‘banco bueno/banco malo’ que, con matices, ha seguido Caja Madrid y sus satélites, y otras entidades. Si lo he entendido bien, el mecanismo funciona de la siguiente manera:

Primer paso: Se crea un primer banco (el banco malo) que contiene los activos tóxicos inmobiliarios, la totalidad de las acciones del banco bueno, y algunas de las acciones de la cartera industrial que atesore Caja de turno (el resto están en el banco bueno).

Segundo paso: El banco malo vende una parte de las acciones del banco bueno a inversores.

Resultado: el banco malo se alimenta de la liquidez generada por esa venta, así como de los dividendos generados por las acciones que mantiene, tanto del banco bueno como de la cartera industrial. Con ello va provisionando las pérdidas de los activos tóxicos y le queda un remanente para Obra Social.

Hasta aquí, todo correcto. El problema aparece cuando el ejercicio de transparencia no es tal, como ya expliqué en su día en este y en este post: además de que la toxicidad y su grado fue el resultado de una valoración subjetiva de cada una de las entidades, se hizo de una manera estática, es decir, con el balance a 31 de diciembre de 2010. ¿Acaso confiaba el Banco de España en que el deterioro de nuestra economía había tocado a su fin? ¿Cómo, con los indicadores económicos en la mano, se podía pensar algo así?

La tozuda realidad se acaba imponiendo. Y por eso el banco bueno de la Caixa ya no va a ser tan bueno, porque cada mes entran en su balance nuevos activos provenientes de ejecuciones y de daciones en pago. Así, el banco bueno de la Caixa ha creado una sociedad distinta de Servihabitat –que se llama Building Center- a la que ir traspasando los inmuebles. En sólo dos meses ya acumula activos por valor de 135 millones de euros lo que extrapolando, y siempre que la cosa no empeore, supondrían 800 millones de euros al año.

¿Así es como pretende el Banco de España captar inversores para la cajas?

En fin, que ahora les da usted la espalda a sus viejos amigos y parece que busca acomodo en el nuevo Gobierno que ya se vislumbra. Pues nada, inténtelo, que a lo peor tiene suerte.

0
comentarios
Escribir Comentario

Herramientas