Menú

Ojo con los cambios en el sistema hipotecario: medio billón en papelitos subprime en juego

7

Cuando alguien como Francisco González, presidente del BBVA, dedica en su discurso un buen rato para hablar de lo negativo que sería para la economía española la revisión con efectos retroactivos de los sistemas de ejecución bajo los que se concedieron los créditos hipotecarios, es que tiene sospechas fundadas de que la Subcomisión de Vivienda para el estudio del sistema hipotecario va en serio.

La citada Subcomisión ha generado expectativas entre los afectados, y no admitirían una salida en falso. Aunque tengo la seguridad de que no va a introducir la dación en pago con efecto retroactivo, hay algunos aspectos que probablemente prosperarán habida cuenta de las declaraciones de los portavoces de los partidos más importantes. ¿Cuáles son? La adjudicación del inmueble cuando la subasta quede desierta por una cantidad superior al 50% -probablemente al 70%-; y una modificación de los intereses de demora, tanto en la forma de computarse como en el porcentaje –que raya la usura-. Además, es posible que se introduzcan o mejoren aspectos como la posibilidad de mantenerse en alquiler en la vivienda, o reducir el porcentaje detraído del salario del afectado una vez ha sido despojado de sus bienes para satisfacer la deuda pendiente al banco. Es incluso probable que, para según que casos, se posibilite la aplicación de algo parecido a Ley de la Segunda Oportunidad francesa –responsabilidad por la deuda con todos los bienes presentes, pero no con los futuros-.

No es extraño que la situación preocupe a los banqueros. El crédito hipotecario español supone nada más y nada menos que 1,1 billones de euros, tanto o más que nuestro PIB. El asunto es grave de por sí, pero lo es sobre todo porque más de medio billón de euros (la mitad del total) no está en el balance de los bancos españoles. ¿Se acuerdan de las subprime americanas?

En efecto, todos esos préstamos hipotecarios han sido titulizados y comercializados a inversores internacionales de todo origen y condición. Los famosos papelitos que las agencias de riesgo calificaban como triple A que don Leopoldo Abadía tan bien explicó en su primer libro.

A diferencia de los americanos, los papelitos españoles son de primera calidad. Compruébenlo si no con los datos de mora: apenas el 2,5%. Sorprendente, ¿verdad? Este es uno de los datos que más asombra a los observadores internacionales. Se preguntan, con razón, cómo es posible que en un país en el que todos están endeudados hasta las cejas, más del 20% de la población activa está en paro, y el PIB lleva tres años estancado, sin embargo la morosidad sea tan baja.

La razón es sencilla: la exclusión social, la caída en desgracia, el sambenito de por vida. Familia y amigos apoyan hasta el final a los amenazados, incluso los propios bancos intentan hacer encaje de bolillos por mantenerlos a flote. Pero, como ya relaté en un post hace un tiempo, por cada uno que entra en mora, hay por lo menos otros diez temblando.

Lógicamente, si los sistemas de ejecución hipotecaria se modificaran en beneficio de los deudores hasta el punto de que considerasen que la dación del inmueble al banco fuera la solución óptima, los papelitos prime bajarían rápidamente de calidad. Si los incentivos aprobados por el Congreso implicaran un aumento de la mora hasta, pongamos, el 10% -y no es ningún escenario improbable-, ¿qué sucedería?

PD: Mañana se celebra en Madrid el Día de la Caridad, es decir, la jornada anual que Cáritas dedica a la cuestación popular. Desde que empezó la crisis, decidí regalar un día al año a los que más lo necesitan, así que estaré haciendo labores de coordinación de las mesas de mi barrio. Os invito a que seáis generosos por un día y, si veis alguna hucha en vuestro camino, os detengáis y os rasquéis el bolsillo. Merece la pena. Y con la garantía absoluta de que el destino de las limosnas es el más indicado.

7
comentarios
Escribir Comentario
1 Daniel, día

Hola José Luis,
Nuevamente, muy interesante reflexión sobre un tema tan candente como es todo aquello relacionado con la dación en pago.
Te felicito, más si cabe, por tu iniciativa de mañana. Mucha suerte y que los madrileños sean muy generosos. Podemos colaborar desde Barcelona de alguna manera?
Un saludo,
Daniel.

2 José Luis Ruiz Bartolomé, día

Hola Daniel, gracias. Supongo que en Barcelona también se celebrará el Dia de la Caridad. La norma es que se celebre el día del Corpus, o un domingo próximo. De todas maneras, en Caritas Diocesana de BCN te podrán informar. Un saludo.

3 Colomba, día

No tenia ni idea da que los bancos españoles tambien habían titulizado deuda hipotecaria en cantidad, creía que era un fenómeno marginal y que la mqyoría estaba en balance. Se pongan como se pongan el sistema es insostenible y explotará, así que sería mejor que explotara del todo en lugar de hacer una reformita ahora (que si el 70 por ciento, que si los bienes presentes ...) para tener que volver a hacer otra dentro de tres o cuatro años o enfrentarse a movimientos sociales mucho mas "vigorosos". LA

4 Colomba, día

Sigo el comentario interrumpido. La titulizacion y los derivados tendrian que estar prohibidos. En los años 80 no existían y las crisis bancarias, que siempre han existido, se arreglaban en tres o cuatro años. Llevamos cuatro años en el lio y no hay manera de salir gracias a esas "innovaciones" . Grecia no puede quebrar por los CDS, la ley hipotecaria no puede cambiar por las titulizaciones ... Y luego se extrañan de que la gente pida democracia real ya. Con todos esos inventos han quitado el poder a los politicos, y eso en democracia es muy peligroso ...

5 Rafa, día

Sin todos esos inventos posiblemente España no hubiese ido "tan" bien hace una década.

6 José Luis Ruiz Bartolomé, día

Gracias, Sean, por tu participación. Estoy de acuerdo que la dación en pago liberaría a la gente, le daría una segunda oportunidad para rehacer sus vidas. Algo parecido pasa en Irlanda, y de hecho traduje un artículo de Newsweek que posteé donde se hablaba de la misma problemática. Lo que me preocupa es el impacto sobre la banca; y no por los banqueros (los decisionmakers) ni por los accionistas (que de momento no han pagado nada de la crisis), sino por la propia gente que tiene sus ahorros en ellos. Y ya sabemos lo que pasa si el Estado los garantiza al 100% (Irlanda). Por eso, el problema es casi insoluble, y digo casi porque siempre creo que puede haber alguna solución. Sé que el pasado no puede volver, pero perdimos un tiempo y un crédito estupendo para haberlos utilizado en 2008/9 para hacer el trabajo sucio. Ahora no nos queda nada, y Grecia nos puede arrastrar en cualquier momento. Y el impacto de medio billón (europeo) de euros en títulos? ¿Qué efecto tendría en los mercados? No sé, alguna idea desde América?

7 antonio campillos, día

la verdad sincera es que en el tema de las hipotecas la mayoria de las personas no hemos sabido ni lo que estabamos firmando ya que en la notaria no te lo explican y los pobres no tenemos abogados para que no los informen lo que estamos firmando yo por ejemplo me entere de que mi hipoteca tenia techo y suelo cuando las hipotecas bajaron por debajo del 4% ty a mi no me bajo, no veo justo que yo le tenga que devolver al banco 45000 euros de mi hipoteca, me embarguen subasten mi casa les den mas de lo que debo yo y encima yo les tenga que pagar la deuda que tenia con ellos

Herramientas