Menú

Rock of Cashel: las ruinas más bellas de Irlanda

A pesar de que ya estábamos a principios de abril, las colinas cercanas a la Rock of Cashel estaban cubiertas de nieve. El día iba cambiando: ahora un sol luminoso, ahora unos nubarrones amenazadores, ahora el claroscuro de un cielo que se reparte entre nubes y claros casi al 50%... Pero en lo alto del promontorio había algo constante: un viento fuerte y frío que dejaba los dedos casi insensibles y hacía que las manos buscasen el resguardo de los bolsillos después de cada foto.

No es que la Rock of Cashel sea una gran montaña: el promontorio rocoso sobre el que se asienta debe tener menos de un centenar de metros, pero es prácticamente lo único que rompe la superficie de la llanura de Tipperary en muchos kilómetros a la redonda, por lo que no sólo el viento llega sin nada que lo frene o al menos lo modere, sino que tampoco hay cosa alguna que interrumpa unas vistas que llegan a decenas de kilómetros de distancia, todo de una gama de verdes como sólo las hay en Irlanda.

Leer más...

San Cristóbal de la Laguna: la ciudad española que dio forma a América

Visité San Cristóbal de la Laguna con un grupo internacional de periodistas, había colegas de Gran Bretaña, Holanda, Francia e incluso de Estados Unidos. Cuando bajamos del pequeño autobús que nos había llevado desde Santa Cruz de Tenerife, el colega americano miró a su alrededor y dijo: "Y ahora podríamos estar en cualquier ciudad de Centroamérica".

No le pregunté en qué medida su afirmación se basaba no sólo en la experiencia personal -era un viajero consumado y, tal y como me contó, conocía varios países de esa región- o también en el conocimiento de la historia, ya que no sólo hay, efectivamente, un tremendo parecido entre la que fuera primera capital de Tenerife y las ciudades coloniales americanas, sino que también hay una explicación para ello que no es, en absoluto, la casualidad.

Leer más...

Normandía: historia y emoción en un viaje que es mucho más que un viaje

Normandía no es un viaje normal, no puede ser un viaje como otro cualquiera, pero sí tiene todo aquello que garantiza el éxito de lo que llamaríamos "un viaje normal": paisajes bellísimos, playas larguísimas de arena fina, acantilados, pueblos con encanto, monumentos excepcionales, museos, ciudades monumentales…

Pero todo eso es menos relevante de lo que parece, es incluso secundario frente al hecho de que es el lugar de un episodio histórico durísimo, sangriento y cruel, pero que ejemplifica como ninguno la lucha por la libertad y, sobre todo, el esfuerzo y los sacrificios que exige, en no pocas ocasiones en forma de un inmenso torrente de vidas humanas, tal y como ocurrió tanto en el Desembarco que se desarrolló desde las primeras horas del 6 de junio de 1944, justo hace 75 años, como en la posterior Batalla de Normandía, menos conocida pero no menos importante.

Leer más...

Tordesillas: un tesoro de la historia de Castilla, de España y del mundo y una sorpresa maravillosa

Tengo escrito por aquí que Castilla está llena de villas maravillosas, cargadas de historia y con muchas cosas que ver. Entre ellas está -y de hecho la cité entonces- Tordesillas, que en los últimos años ha recibido una publicidad completamente innecesaria y que quizá ha opacado el hecho de que es un lugar más que interesante, que yo creo que debería ser punto de paso obligado para aquel que desee conocer el viejo reino que Isabel II aportó a la constitución definitiva de España.

Tordesillas puede presumir de algo de lo que muy pocos pueblos de su tamaño -y no demasiadas capitales- pueden: haber marcado la historia ya no de España, sino del mundo, y de haberlo hecho antes de que la mayor parte de países que hoy conocemos existiese, ahí es nada.

Leer más...

Masada, Herodión y Cesarea o por qué a Herodes lo llamaron "el Grande"

Que un pequeño reino subordinado al Imperio Romano y situado al otro lado del Mediterráneo fuese capaz de realizar obras monumentales e incluso de levantar grandes ciudades puede resultar sorprendente, pero aún lo es más que 2.000 años después algunas de estas maravillas todavía se puedan visitar y, cada una a su modo, resulten impresionantes.

No debería extrañarnos, por tanto, que el rey que fue capaz de aquello se ganase el apodo de "el Grande" y, aunque la historia bíblica ha guardo un lugar especialmente repugnante para Herodes –responsable de la Matanza de los Inocentes sengún el Evangelio según San Mateo-, lo cierto es que este soberano y a su vez vasallo dejó pruebas de su grandeza por todo Israel. Algunas, como el Segundo Templo, no han perdurado, otras aún pueden ser parte de una ruta interesantísima por el reino de Judea.

Leer más...

Tres secretos escogidos en el corazón de Castilla-La Mancha... y a tiro de piedra de Madrid

Con millones de habitantes deseando escaparse de la gran urbe a la menor oportunidad, resulta casi milagroso que a unos pocos kilómetros de Madrid queden cosas atractivas casi por descubrir, minoritarias, poco menos que desconocidas. Pero España tiene un patrimonio turístico tan enorme que así es: aún es posible sorprenderse a más o menos una hora en coche de la capital.

Y eso es lo que les voy a proponer en esta ocasión: una ruta en la que mezclar historia, paisaje, arqueología, gastronomía, vino y relax, miren ustedes qué cantidad de cosas, partiendo de Madrid y adentrándonos en Castilla-La Mancha siguiendo la A3, la carretera por la que los madrileños huimos hacia las playas de Levante, probablemente sin prestar la debida atención al aparentemente monótono paisaje manchego y a los secretos que esconde.

Leer más...

Castillos, montañas, monasterios, lagos... hay muchas irlandas en el condado de Wicklow

Aunque quizá no mucha gente lo vea como una alternativa para conocer la isla por aquello de conducir por la izquierda, que yo creo que nos parece mucho más complicado de lo que en realidad es, el coche es la forma perfecta para moverse por Irlanda. Primero por la libertad que siempre da tener un vehículo propio y porque muchas de las mejores atracciones turísticas están un poco a trasmano, lejos de los grandes centros urbanos y, por tanto, no siempre fácilmente accesibles; y también porque es un país lleno de carreteras que atraviesan paisajes espectaculares, rutas escénicas en las que el placer de conducir y de internarse por la naturaleza son todo uno.

El coche me parece, por ejemplo, la mejor manera de conocer el condado de Wicklow, uno de los 26 de Irlanda y un lugar perfecto para sumergirte en lo mejor de ese país maravilloso porque, pese a que es más bien pequeño dentro de la media de tamaño de las divisiones administrativas tradicionales de la isla, tiene prácticamente todo lo que buscamos -y encontramos- en la verde Eire: castillos y jardines, lagos y montañas, monasterios, ruinas… casi todas las variedades de lo que más nos gusta de Irlanda están en Wicklow.

Leer más...

Moros y Cristianos de Alcoy: una fiesta bellísima, impresionante y, encima, políticamente incorrecta

Como mi familia es originaria de los alrededores llevo toda la vida oyendo hablar de los Moros y Cristianos de Alcoy, sin embargo nunca había tenido la oportunidad de ver la fiesta en directo: las fechas habituales nunca cuadraban para poder hacer un viaje desde Madrid.

Hasta el año pasado, cuando por fin me organicé para poder estar en, al menos, los días más grandes de la fiesta. Y les aseguro que, pese haber escuchado miles de descripciones y recomendaciones no sólo es que superaron las expectativas, es que los Moros y Cristianos me sorprendieron y me maravillaron, vamos que me quedé con la boca abierta y no sólo para evitar que los truenos del Alardo se me llevasen por delante un tímpano, pero de eso hablaremos más tarde…

Leer más...

Teide: el punto más alto de España… y uno de sus paisajes más bellos

Muy pocos paisajes de España me han impresionado tanto como el del Parque Nacional del Teide. O quizá debería ser más concreto y decir que, en realidad, el Teide es una sucesión de paisajes más que un único entorno, y que me encantó ese viaje entre lo que pueden llegar a parecer diferentes planetas que es el ascenso a la altísima montaña. Y eso que, lo anuncio al principio para no generar falsas expectativas, la verdad es que no llegué a cima, lo que al fin y al cabo será una inmejorable excusa -y no es la única- para volver.

Desde Santa Cruz de Tenerife la subida tiene algo que yo he visto en muy pocos sitios y que me pareció impresionante: un poco más allá de La Laguna la carretera alcanza la cresta de una montaña que es en realidad la estribación más al norte del propio Teide y, durante unos cuantos kilómetros, avanza prácticamente por la espina dorsal de esta sierra, de forma que hay lugares en los que el paisaje se extiende infinito ante nuestros pies y ojos tanto a la derecha de la marcha como a la izquierda.

Leer más...

Cuatro mercados y mercadillos que es un pecado perderse si estás en Londres

Si hay algo que realmente me ha gustado de Londres, ahora que he empezado a conocerla más, es la increíble variedad que tiene y ofrece la capital británica. En pocas ciudades del mundo -de hecho, de las que yo conozco sólo me atrevería a citar otra más: Nueva York- se puede encontrar la gente, la comida, la ropa y las cosas de todas las esquinas del planeta que es posible ver en Londres.

Uno de los lugares en los que esa variedad se muestra en, por así decirlo, todo su esplendor, son los mercados y los mercadillos que llenan Londres y se han convertido en uno de los primeros reclamos turísticos de una ciudad llena de atractivos, pero a la que nadie viaja sin pasar por Camden o Portobello, por poner sólo dos ejemplos.

Leer más...

Herramientas