Menú

¿Cómo poner en apuros a dos flamantes Premios Nobel en Economía?

Angel Martín Oro
0

Artículo publicado originalmente en el Instituto Juan de Mariana.

La semana pasada* concedieron el Premio del Banco Central de Suecia en memoria de Alfred Nobel (lo que viene a llamarse Premio Nobel en Economía) a Chris Sims y Thomas Sargent, por sus contribuciones a la macroeconomía en la línea de los modelos de expectativas racionales de la Nueva Macroeconomía Clásica. En Libre Mercado escribí un artículohaciendo un breve, y por supuesto incompleto, perfil de los premiados y de algunas de sus ideas. Los interesados en saber más sobre ellos pueden acceder a los enlaces del artículo.

En primer lugar quisiera matizar el titular del artículo, “Los nuevos Nobel de Economía, grandes críticos de Obama y el keynesianismo”. El titular se justifica por las críticas de hace un año que Sargent (desconozco si Sims también las criticó) vertió sobre los planes de estímulo fiscal de Obama, y porque el programa de investigación de ambos asestó un nuevo golpe -después del monetarismo- al programa Keynesiano.

Aunque, como dice Tyler Cowen, los premiados puedan considerarse en general dentro del campo de economistas pro-mercado, son economistas académicos que poco se mojan en general y meten en política: “es un error ver su trabajo desde el prisma de la política”. No obstante, el premio sí puede considerarse sin miedo como “No-Keynesiano”.

Tras el galardón a Sims y Sargent, éstos dieron la conferencia de prensa pertinente, donde los periodistas preguntan a los premiados sobre las cuestiones de más actualidad e interés público. Al ser economistas especializados en macro, las preguntas, al menos las primeras, no sorprendieron demasiado. Se presupone que deben de tener un conocimiento e ideas interesantes sobre el estado actual de la economía norteamericana.

La primera vez que vi el vídeo no di más importancia a las “respuestas” de los flamantes Nobel a la pregunta sobre su opinión respecto a las políticas del gobierno y banco central para aliviar la crisis. Pero Peter Schiff pone algunos puntos sobre las íes en este vídeo.

En la entrevista telefónica que le hicieron tras anunciar el galardón, Sims afirmó que su trabajo tenía implicaciones para encontrar una salida a la situación actual, aunque dijo que la respuesta a estas cuestiones está lejos de ser sencilla.

A la pregunta de la prensa respecto a las medidas tomadas hasta el momento, Sims respondió que precisamente su programa de investigación (por el que han recibido el Nobel) consiste en analizar sesudamente gran cantidad de datos, por lo que el periodista no podía esperar de ellos que respondieran así, a “bote pronto“. Vamos, que evadió la pregunta sin mucho disimulo. Sargent no fue mucho mejor cuando dijo que “tenía poco que añadir a lo dicho por Sims” y luego con toque humorístico dijo: “pensaba que iban a preguntar sobre Europa”.

Schiff es muy crítico con la reacción ante la pregunta: “¿cómo que a bote pronto? ¿Es que no han pensado y se han matado la cabeza en estos años de crisis sobre esta pregunta tan básica y clave? ¿Es que, pudiendo hacerlo, no se han parado a analizar los datos, teniendo en cuenta que ahí podría estar, según su enfoque, la respuesta a los problemas actuales?”.

En realidad no creo que, como parece sugerir Schiff, no hayan pensado en la que ha caído y está cayendo y en las propuestas para salir de aquí. Las críticas de Sargent a los estímulos de Obama a las que me refería, por ejemplo, sugieren que sí han pensado sobre ello, y que, al menos Sargent, tiene una opinión al respecto. Quizás simplemente no quisieron responder a la pregunta por no comprometerse y evitar polémicas.

Una reflexión última. Una cosa es ser humilde y modesto siguiendo la advertencia de Hayek sobre el premio Nobel –cuando dijo que “El Premio Nobel confiere sobre un solo individuo una autoridad que en economía ningún hombre debería poseer”-, pero otra muy distinta es no tener casi nada que decir sobre asuntos de gran relevancia práctica para tu propio país y que no están demasiado lejos de tu especialidad -comprendería perfectamente que un microeconomista no quisiera responder a cuestiones de macro, aunque pienso que encerrarte en tu campo de especialización es limitarse-.

*Los más detallistas habrán notado que en el artículo del IJM ponía “Hace dos semanas”. En principio estaba pensado para publicarse la semana que viene.

0
comentarios
Escribir Comentario

Herramientas