Menú

El PP patina (y de qué manera) sobre Latinoamérica

Angel Martín Oro
6

Vuelco electoral. El PP tiene 4 años de gobierno por delante, tremendamente difíciles. No es por ponérselo más complicado todavía, pero debemos mirar con lupa lo que hacen y criticarles con fuerza cuando metan la pata.

Una patinada ha sido la de Jaime García-Legaz, secretario general de la Fundación FAES y miembro del Comité de Estrategia del PP en las pasadas elecciones, en una entrevista digital con internautas en El País.

El tema ha sido Latinoamérica. Un internauta le preguntó sobre el tema:

¿Su partido aumentará la presencia en América Latina? ¿No teme un rechazo hacia España debido a la ideología de izquierdas que domina a América Latina?

Jaime le contesta:

FAES está muy presente en América Latina. El PP seguro que reforzará la presencia de España en la Región. En América Latina no domina la ideología de izquierdas, hay de todo. Piñera en Chile es de derechas, Calderón en México también. En todo caso, menos los Castro, en Cuba, y Chávez , los demás gobiernos de izquierdas son respetuosos con las libertades fundamentales y los fundamentos de la democracia. Eso es lo importante.

No dudo que FAES esté muy presente en América Latina (AL), y me consta que tienen muy buenas relaciones en la región. Pero la afirmación de que solo en Cuba y Venezuela se vulneran libertades fundamentales me parece un error garrafal. A la patinada le añade gravedad el hecho de que dice que FAES está muy presente en AL.

Pero lo cierto es que la influencia del llamado socialismo del siglo XXI liderado por Chávez, va mucho más allá de Venezuela. Ecuador es uno de los países por el que se extiende esta ideología, con Rafael Correa a su cabeza. Escribí en mi blog reseñando una conferencia del Secretario Nacional de Planificación y Desarrollo de Ecuador, en la que mostraba la deriva socialista del país, que como no podía ser de otra manera, se manifiesta en intentos del gobierno por controlar la economía privada, y también la información. Los casos de vulneración del derecho fundamental a la libertad de expresión y ataques a la prensa por parte del gobierno Correa son bien conocidos (e.g. el caso del periódico ecuatoriano El Universo podría ser el más flagrante). Se habla del “Estado de propaganda” de Correa:

En Ecuador se vive un «estado de propaganda» desde 2007, año en que el presidente Rafael Correa asumió el poder. El Gobierno ha montado un complejo dispositivo destinado a desacreditar a los periodistas y medios independientes, criminalizar la protesta social y a desarrollar un ambiente pernicioso para la libertad de opinión.

Si fuera Ecuador el único país aparte de Cuba y Venezuela, podríamos pensar que ha sido un muy perdonable lapsus. Pero hay mucho más. Sin salirnos de las vulneraciones a la libertad de expresión, otros gobiernos latinoamericanos también están haciendo de las suyas. Por ejemplo, Nicaragua, a manos del gobierno de Daniel Ortega. No solo Ortega llamó a los periodistas “hijos de Goebbels”, sino que existe represión y violencia para los disidentes del régimen de Ortega.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos ha registrado, desde febrero, 62 personas víctimas de la violencia electoral (A principios de Noviembre tuvieron elecciones)…

Tengo una amiga que ha bromeado un día de estos en su cuenta de Facebook, aconsejando a los corresponsales extranjeros que traigan cascos para hacer sus reportes ante la violencia oficial patrocinada desde el Estado. Son bromas crueles, pero marcadas por antecedentes de violencia en 2008 cuando las protestas por el fraude electoral eran aplacadas por el gobierno en las calles, valiéndose de pandilleros.

La violencia, que recoge ahora el informe del Cenidh, en su mayoría es propiciada nuevamente por el partido de gobierno y el nuevo actor es la policía que le sirve como si fuese su amo y no en respuesta obediente a la Constitución.

Según el organismo de derechos humanos, la mayoría de víctimas en 2011 son ciudadanos de a pie que solicitan cédulas o muestran su inconformidad con el régimen que busca la reelección de Ortega, aunque la carta magna consigne que tiene prohibido un período consecutivo y también después de haber sido ya dos veces mandatario del país.

Siguiendo con el tema de la libertad de expresión, Argentina tampoco parece ser un ejemplo de respeto a este derecho fundamental:

En Argentina no hay censura de los medios, pero el oficialismo se vale de movimientos ciudadanos y medios afines para vilipendiar públicamente a los periodistas críticos con campañas de desprestigio (fuente acá). Además, la información pública es controlada por el gobierno como si fuera una propiedad privada de los que gobiernan (fuente acá, en la que se habla de “clima hostil para el periodismo independiente”)

Más allá de la libertad de expresión, en Argentina sobre el autoritarismo económico tipo Kirchner (entrevista de Daniel Luna a Martín Krause):

Hay controles de precios y un dirigismo total, con una debilidad institucional difícil de creer. El secretario de Comercio (Guillermo Moreno) llama a las empresas, por ejemplo a una de pasta, y le dice “Quiero que me bajes el precio de los spaghetti, de 2 a 1.5, ¿entendiste?”. El empresario contesta que él pone el precio que quiere, y entonces este señor les dice: “Bajas el precio porque lo digo yo y si no lo haces te voy a destruir”, y le cuelga.

es algo absolutamente arbitrario, no institucional. Se hace sin que medie resolución pública, sin procedimiento alguno. Llama a los supermercados y les amenaza con inspecciones, multas, etc., los vuelve locos. Los comerciantes se asustan, y le hacen caso.

También podríamos hablar de las expropiaciones de Evo Morales en Bolivia (y de otras cuestiones), pero creo que con estos ejemplos queda meridianamente claro mi punto.

Nota: he de decir que más allá de esta metedura de pata, Jaime tiene ideas muy buenas y acertadas en la entrevista.

6
comentarios
Escribir Comentario
1 jimenez de quesada, día

¡Basta ya!
Dejen de utilizar el término latinoamérica. Utilicen Hispanoamérica o Iberoamérica que se ajustan infinitamente más a la verdad.

2 Angel Martín Oro, día

Ilústreme, por favor.

3 Caribbeanomics, día

A modo de ejemplo sobre los términos en discusión unos párrafos de un estudio de la Fundación Carolina:

http://www.fundacioncarolina.es/es-ES/nombrespropi...

"Latinoamérica no es una realidad ni un proyecto y, sin embargo, es el término
más utilizado en el conjunto del continente americano y en Europa para designar a los
Estados de la América Ibérica. Una vez más, por ahora, los que hablan español y portugués
han perdido la batalla de las palabras y han salido ganando sobre todo aquellos
Estados europeos, como Francia e Italia, cuya influencia en esa América no deja de ser
anecdótica. Mi posición es clara: se impone el abandono progresivo de la expresión
América Latina y su sustitución por el de América Ibérica que expresa mejor que cualquier
otro lo que sucede en el continente americano"

4 José Campos, día

Como latinoamericano no siento que exista ninguna diferencia cuando nos llamen lo que quieran. Es el tipo de ideas de mentes simples que creen que Latino américa no está desarrollada porque nos llaman subdesarrollados o latinoamericanos... Dejemos esas simplezas intelectuales a quien creen que sirve de algo (ONU), porque gran parte de los latinoamericanos no tenemos ningún problema con el uso de ese gentilicio.

5 Angel Martín Oro, día

Gracias Caribbeanomics y José Campos. Parece que entre los latinoamericanos con los que he hablado prefieren utilizar el término Latinoamérica. Apenas hablan de Iberoamérica. Esto lo corrobora José Campos. Por lo que seguiré utilizando Latinoamérica.

6 Rafa Sánchez, día

Estimado Don Ángel, y demás foreros:

En mi humilde opinión, igual que nos dejamos la piel por explicar ideas generalmente contraintuitivas, como por ejemplo la necesidad de desmantelar el Estado del Bienestar, no deberíamos dejarnos llevar por el atajo con otros términos.

Presumo de tener muchos amigos hispanohablantes aquí y allá, y es cierto que ellos se enorgullecen de llamarse latinos cuando viven en los EEUU. También los tengo que, viviendo en Chile o Paraguay, utilizan el término Sudamericanos, a mi modo de ver mucho más descriptivo en lo geográfico en estos casos.

Pero lo que jamás de los jamases nos encontraremos es a uno de Quebec llamándose latinoamericano. Les resulta despectivo, a los muy francófonos. Pues igual de despectivo me resulta a mí que llamemos latino a un boliviano.

Viviendo en los EEUU, tuve que rellenar una de esas interminables encuestas que preguntan por todo, incluyendo, cómo no, tu raza. En lugar de "latino", los gringos usan el término "hispanic". Tampoco me parece muy correcto llamar hispano a un brasileño. Y, por ejemplo, se podía marcar la casilla "hindu", y no "indian", cuando sólo un hillbillie confunde una religión con una raza.

Personalmente, creo que el origen de las personas es más geográfico que otra cosa. Un melillense es africano y español al mismo tiempo. Y uno que ha nacido en Turquía es asiático aunque pretenda ser europeo.

Es cuestión de geografía, Don Ángel, no demos esta batalla por perdida de antemano. Latinos son los nacidos en países dominados por el imperio romano hasta tal punto que se impuso su lengua, y de ahí deriva la suya propia. Latino no es un palestino ni un inglés. Tampoco un brasileño ni un mexicano, ni un señor de Louisiana, porque allí no llegó ningún romano imponiendo el latín.

Algunas ideas hay que defenderlas siempre, especialmente si van contra el pensamiento dominante impuesto por algún poderoso o por simple indolencia. En eso estamos. Ánimo, y a seguir luchando.

Herramientas