Menú

La volatilidad de los tipos de cambio flexibles (países bálticos)

Angel Martín Oro
3

En el trabajo sobre la crisis en los países bálticos traté un poco por encima la cuestión del régimen de tipos de cambio en el contexto de economías pequeñas, muy abiertas y dependientes del exterior, como son Estonia, Letonia y Lituania. Estos países tienen el tipo de cambio fijado con el euro, y aspiran a la entrada en la Unión Monetaria Europea. Estonia lo ha conseguido: la Comisión Europea recientemente aprobó su entrada en enero 2011, ya que cumple con creces los criterios macroeconómicos exigidos, con un déficit público envidiable, a pesar de una caída del 15% de su PIB y un repunte muy elevado del desempleo. Aquí los estabilizadores automáticos no parecen haber jugado una mala pasada tan mala como en España (claro que el sistema fiscal y de subsidios al desempleo creo que es muy diferente). Veremos qué tal le sienta a Estonia la entrada en la Unión Monetaria.

Todo esto me ha surgido al leer aquí dos interesantes citas de dos economistas monetarios de renombre, Robert Mundell (el de la teoría de las áreas monetarias óptimas, Nobel en 1999) y Paul Volcker (antiguo chairman de la FED, el que disparó los tipos de interés en los 80; y ahora asesor de Obama).

De Mundell:

I believe that exchange rate volatility is a major threat to prosperity in the world today.

De Volcker:

There’s a sensible realization that small open economies, heavily dependent on trade and foreign capital, simply cannot live with the volatility that is inherent in freely floating exchange rates.

En la actual crisis, el haber tenido moneda propia en lugar de estar en el euro, los países bálticos han podido sufrir algunos costes derivados de contar con monedas muy poco importantes y de escasa influencia. Y es que, ante turbulencias financieras o aumentos en la percepción del riesgo, los inversores pueden deshacer posiciones en estas monedas, de forma más fácil y rápida, dada la mayor impredecibilidad en su desempeño. Además, los costes de transacción e información también pueden ser mayores para realizar inversiones en estas monedas.

Por ello, la pertenencia al euro podría suponer algunos beneficios importantes a estos países. Veremos si también costes apreciables.

3
comentarios
Escribir Comentario
1 pesimista, día

La monetaria es la más importante de todas las políticas económicas. Quienes entren en el euro, se convertirán en vasallos del BCE, Alemania. Y si se saltan los límites macroeconómicos y empiezan a endeudarse, tendrán los mismos problemas que nosotros.

Veremos si no se repite la misma jugada que con los países mediterráneos.

2 amartinoro, día

No obstante no se sabe con seguridad qué será de la zona euro en un futuro. Con la crisis de deuda no es descabellado pensar que haya cambios sustanciales. Por esta razón igual no es lo mejor que entre Estonia en estos momentos, al menos hasta que se aclaren las incertidumbres.

De momento están mostrando un compromiso fuerte por el equilibrio de las cuentas públicas, con lo que es diferente de los países mediterráneos. Pero acaban de nacer como país, como aquel que dice...así que veremos.

3 Nuevo libro sobre la crisis financiera en Europa del Este « Procesos de aprendizaje, día

La volatilidad de los tipos de cambio flexibles (países bálticos)

Herramientas