Menú

...PPero sí aprendan de los países Bálticos, y no miro a nadie (parte 2/2)

Angel Martín Oro
13

Sin más dilación, continuamos con el post anterior. Lo dejaba con el caso de Irlanda, que me servía para criticar la idea de que la austeridad lleva necesariamente a espirales contractivas.

Pero quizás la evidencia más interesante sea la de los países bálticos, que sufrieron un colapso en su PIB de entre el 15-20% en 2009 y que ahora están creciendo a buen ritmo. Este caso ya ha sido comentado por Juan R. Rallo, Manuel Llamas (aquí aquí), o yo mismo. En este artículo de Junio 2010 comentaba que

En la actualidad, el reajuste necesario y más traumático parece haberse concluido vía deflación de precios y salarios (devaluación interna), y ahora, una vez recuperada la competitividad que se vio afectada en la fase de auge, y depurados los efectos de los excesos crediticios, se espera una pronta recuperación económica sobre unos cimientos más sólidos, especialmente en el caso de Estonia, quien ya ha recibido la aprobación por parte de la Comisión Europea para su entrada en la Unión Monetaria del euro en 2011.

Las cosas parecen marchar bastante bien, lo que no quiere decir que no vayan a sufrir una desaceleración importante como consecuencia de la double-dip recession a nivel global (especialmente europea).

En esta línea, Qmunty ha publicado un artículo sensacional sobre el caso particular de Lituania, que deberían leer los políticos y simpatizantes del PP que ahora justifican la subida de impuestos. Destaco las partes que considero más relevantes para este post (lo tachado son dos incisos míos):

el país quedó al borde de la quiebra en mayo de 2009 y sin duros ajustes fiscales y de gasto público no se habrían podido honrar las obligaciones.

Cuatro quintos de los ajustes fiscales consistieron en recortes de gastos, haciendo mínimos todos los indicadores económicos en el primer trimestre de 2009, aunque el desempleo (al ser un indicador atrasado) no alcanzó su máximo hasta un año después, llegando al 17,8%. Mucho tiene que ver el avance del paro con la brusca corrección de la burbuja inmobiliaria y la necesaria recolocación de los puestos de trabajo.

El gobierno lituano decidió hacer este ajuste fiscal sin pedir ayuda al FMI. Esto se debe a que el gobierno pensó que el FMI les habría obligado a una devaluación monetaria. Peropara sorpresa de todos los analistas, los lituanos han sido capaces de permanecer en la confianza de los mercados financieros internacionales por sí mismos.

El FMI había previsto en sus informes un colapso deflacionario del país con larga recesión (estos claramente usan los libros de texto), pero ésta duró menos de un año.

El gobierno lituano apostó por una fuerte devaluación interna, aprovechando la crisis para incrementar su eficiencia y competitividad. Se recortaron los salarios públicos en algunos casos hasta por encima del 20%, aunque menos para las nóminas más reducidas. El salario bruto  cayó de promedio un 12,4%.

Mientras tanto, la carga de impuestos sobre la sociedad sólo se incrementó marginalmente, cambiando su estructura: los impuestos se desplazaron de las nóminas hacia el consumo. La carga impositiva sobre los salarios se redujo del 33 al 15% (¡RAJOY, ATIENDE!) y sobre las sociedades mercantiles del 20 al 15% igualmente. Esta estructura fiscal animó a la gente al mismo tiempo a contratar, emprender y disponer de más dinero para invertir o consumir. Al mismo tiempo y para compensar los ingresos fiscales, el IVA subió del 19 al 21%.

Quedémosnos con esto último: a pesar de sufrir una crisis fiscal gravísima, no se incrementaron apenas los impuestos –lo que se hizo fue aumentar imposición indirecta, sobre el consumo, reduciendo la directa, sobre trabajo y sociedades… lo contrario que ahora ha hecho el PP– pero sí se recortó agresivamente el gasto público, incluyendo gastos sociales y salarios del sector público.

Según los libros de texto de Naredo, esto debería haber llevado a la economía lituana a que la actividad económica se hundiera cada vez más. Nada de eso ha sucedido. Sí, la actividad se contrajo fuertemente, pero una vez se limpiaron malas inversiones, depreciaron activos, etc etc. la economía empezó a levantarse nuevamente. En cambio, Grecia, que a pesar de prometer recortes de gasto, apenas ha metido la tijera, está como está: en parálisis total.

No sé qué pensarán los lectores, pero la gestión de la crisis por parte de los países bálticos me parece lo más cercano que existe a la aplicación de las recetas austriacas (en su libro de texto) una vez que el boom insostenible ha hecho su ‘trabajo’.

El artículo da mucho más de sí, y demuestra cómo una crisis muy severa puede utilizarse para cambiar muchas cosas que funcionaban deficientemente.

¿Tendrán la voluntad política y agallas necesarias para hacer algo serio en este sentido? No soy optimista.

13
comentarios
Escribir Comentario
1 Da lo mismo, día

"post" resulta más entrañable traducido al español. ¿Qué tal "entrada" o, simplemente, "artículo"?

2 yopersonaje, día

Entre otros, se está centrando demasiado el foco en la variable "salarios", y realmente (sólo hace falta ver estadísticas internacionales) nuestros salarios no es lo que nos está ahogando en el fango de la crisis, estamos desenfocando demasiado la foto, porque en realidad el 70% aprox. de los trabajadores estamos en niveles de supervivencia dados los precios que pagamos en el "mercado".

Si analizamos el precio de muchos de los bienes y servicios que pagamos, y los comparamos con los mismos en el resto de Europa, resulta sorprendente el "sobreprecio" que estamos pagando en España: un país que va camino de ser "desarrollado", a "en vías de desarrollo" (es decir: marcha atrás), y que como consecuencia debería estar en un proceso deflacionario sí, o sí, para ganar competitividad exterior, única vía para compensar el proceso de desendeudamiento que tenemos.

Estoy a la espera de que alguna universidad seria (¿existe?) o institución (neutral) haga un informe sobre los precios al que se están pagando los alquileres de locales comerciales y residenciales, que me temo que en muchos casos no debe de andar muy lejos del que había en los tiempos de la burbuja; pues bien, a esos niveles de precios es imposible que el producto final se ajuste ni a nuestro nivel salarial, ni sea competitivo en la mayoría de los casos a nivel internacional. Podría extenderme en este punto, pero ahí lo dejo para que podamos reflexionar.

Otro punto, y este es fundamental, básico: nuestras universidades son... algo poco más que centros de Formación Profesional. Hoy día deberíamos competir en valor añadido, y nuestros productos son pobres o inexistentes (biotecnología, informática, farmacia, maquinaria industrial, etc. etc.) , y caros y malos.

3 Angel Martín Oro, día

Gracias por el comentario. Interesantísimo. Y estoy de acuerdo en que en términos generales los salarios no creo que sean el gran problema. Quizás sí se tienen que ajustar ALGUNOS salarios, pero no todos. Pero la regulación laboral afecta negativamente a estos ajustes por productividad...

4 DL, día

"la gestión de la crisis por parte de los países bálticos me parece lo más cercano que existe a la aplicación de las recetas austriacas"

Qué hay de los tipos de interés? Qué hizo el Banco Central al respecto, los subió, los bajó...?

5 Angel Martín Oro, día

No sé los detalles exactos, pero al estar con monedas pegadas al euro y no querer salirse de este arreglo monetario para devaluar a placer, mantuvieron políticas bastante restrictivas.

Respecto a Letonia sí tengo datos a mano. Hubo fuerte contracción de los agregados monetarios, y el RIGIBOR (similar al Euribor pero de Letonia, a 3 meses) empezó a subir, desde niveles muy bajos, en 2005, en 2007 bajaron un poco, pero se dispararon enseguida. Claro que este indicador no es el tipo de interés que dicta el banco central, pero creo que puede dar una idea...

PD. Muy buena tu cuenta de correo :)

6 Ramón M., día

"Se recortaron los salarios públicos en algunos casos hasta por encima del 20%, aunque menos para las nóminas más reducidas. El salario bruto cayó de promedio un 12,4%".

Creo que precisamente ahí está la clave. Ciertamente, recortar el gasto por sí mismo, incluso aunque vaya acompañado de una reducción de la presión fiscal, puede no tener ningún efecto significativo en presencia de otros factores (incertidumbre, por ejemplo). Sin embargo, una reducción tan drástica de los costes laborales, unida a una consolidación fiscal comprehensiva, que abordaba tanto la partida de gastos como la de ingresos, probablemente hayan sido las que han permitido encaminar al país en la senda de recuperación. De ser así, desde luego podría ser una buena prueba de esos "efectos no keynesianos de una consolidación fiscal" de los que hablábamos el otro día. Que no se diga que no hay literatura al respecto ;)

7 yopersonaje, día

A modo de curiosidad, y como complemento al debate que tenemos abierto: os dejo un gráfico (es interactivo) ilustrativo sobre el salario mínimo fijado en países seleccionados:

http://bit.ly/y7I4xd

Evidentemente el salario debe ir ligado a la productividad, por lo que debemos impulsar empresas eficientes y que estén altamente capacitadas para competir a nivel global; esto sólo será posible si cambiamos radicalmente nuestra estructura educativa/universitaria/científica.
Ésta, no puede estar habitada y gestionada por funcionarios, sino por las mejores mentes que se puedan atraer no sólo de España, sino del mundo; las clases, lo siento, pero no pueden seguir dándose en español sino deben ser en inglés.
Debemos conseguir que, incluso el reponedor de un supermercado de barrio, todos hablemos inglés... y esto no es importante, es urgente; el español medio (e incluso el informado) aún no es consciente de la crisis a la que nos enfrentamos: si medio salimos de esta, el panorama que nos vamos a encontrar si no realizamos con la máxima gravedad y urgencia, cambios en nuestra mentalidad educativa, e institucionales, es el empobrecimiento de la mayoría y prosperidad de una minoría (muy) cualificada.
No quiero alargarme, pero mientras nuestras comunidades autónomas se siguen mirando el ombligo, empresas de otros países (BRICs) han comprendido el nuevo escenario global:

http://youtu.be/VD8kVvoMZ3U

8 DL, día

¿Se puede decir entonces que hubo crecimiento económico con contracción monetaria? ¿Y ese crecimiento sería 1-a pesar de, 2-gracias a, o 3-independiente de, dicha contracción?

9 Angel Martín Oro, día

La contracción monetaria sería la condición necesaria para que el crecimiento se reanudara, dado que en la fase de auge se incurrieron en determinados desequilibrios (expansión crediticia) que debían corregirse. En breves sacaré una entrada adicional sobre el tema de los bálticos.

10 Auge y crisis en las economías bálticas – Procesos de Aprendizaje, día

una entrada anterior saqué el tema del caso de las economías bálticas por su gestión ¿ejemplar? de la Gran

11 compro oro sevilla, día

La información que esta en tu blog es muy interesante

12 De debate con dos sindicatos: sobre déficit y sanidad (parte 1) – Procesos de Aprendizaje, día

que se lo digan a los países bálticos, que con un muy ambicioso (de verdad) ajuste fiscal, ahora mismo están en las ruinas, acaparando

13 Spain is not Estonia – Procesos de Aprendizaje, día

–Post donde enlazo varios artículos.

Herramientas