Menú

Roubini: El profeta económico que predijo 48 de las 4 últimas recesiones

Angel Martín Oro
9

La gran mayoría conocerá al gurú Nouriel Roubini, quien se ha ganado la fama de haber predicho con exactitud la actual Gran Recesión. Es considerado como uno de los economistas que mejor adelantó y explicó los acontecimientos. Sus apariciones en los medios internacionales de análisis financiero (e incluso generalistas) son numerosas.

En una ocasión anterior escribí sobre él en tono crítico, sacando punta a unas declaraciones suyas de una entrevista.

Bien, pues el pasado año Roubini publicó junto a otro economista un libro donde trataba de explicar lo acontecido, titulado Crisis Economics: A Crash Course in the Future of Finance. Sin haberlo leído, me encuentro con un breve ensayo crítico sobre el libro del economista monetario George Selgin, uno de los principales defensores de la corriente denominada “free banking”, que defiende un sistema bancario libre (sí, libre de verdad, a pesar de que mucha gente crea que el sistema actual está desregulado y es libre) sin banca central ni otro tipo de regulaciones estatales como el seguro de depósitos bancarios, etc. (Nota: para leer críticas de la banca central y adentrarse ligeramente en las ideas de la banca libre, recomiendo este post con numerosos enlaces a artículos).

Selgin no parece coincidir con la idea generalizada sobre la extraordinaria capacidad profética de Roubini. Y es que, pensemos que es fácil predecir un crash todos los años. Si ocurre y das en el clavo, te puedes convertir en un gurú, ganarte el prestigio que siempre habías buscado, y tener resuelta tu vida académica y profesional. Si no ocurre, sin embargo, siempre puedes decir que no ocurrió por un shock externo o una política concreta, o que estabas en lo cierto pero fallaste ligeramente en el periodo temporal exacto. Luego, las declaraciones quedan como mucho en la hemeroteca para aquellos curiosos que se dediquen a rastrear declaraciones de economistas.

Pues esto parece que es lo que ha ocurrido con el gurú Roubini, el “Dr. Doom” como se le llama. Si no, lean lo que dice Selgin:

[si uno se dedicara a investigar con detalle las declaraciones de Roubini], “Dr. Doom” actually predicted no fewer than “48 of the last 4 recessions” (comment on Elfenbein 2009).
Some quick fact-checking lends credence to our informant’s otherwise incredible claim by showing that Roubini predicted a serious crash for 2004, then a severe slowdown for 2005, then a global reckoning for 2006, and finally a sharp recession for 2007. After the much-trumpeted crisis at last materialized (though not quite for the reasons Roubini had harped on), he declared that the S&P 500 would sink to 600, that oil would get stuck below $40 a barrel, and that a gold “bubble” was about to do what the housing one had done. To be sure, these things have not yet come to pass, but tomorrow is another day, and to succeed prophets need only mark when they hit and never mark when they miss.

Impresionante el historial predictivo del gurú, ¿verdad? Quizás ahora lean y escuchen a Roubini con una pizca más de escepticismo sus predicciones. Una de sus últimas predicciones fue que había un “33% de posibilidades de que España fuera a ser rescatada”. Yo más bien pienso que el porcentaje es ligeramente más alto: del 34,375%, pero quizás sea una diferencia nimia resultado de mi ultrapesimismo. Fuera de bromas, ¿¿cómo ha llegado a estimar el porcentaje de posibilidades de rescate de España en el 33%??

No obstante lo anterior, todo esto no quiere decir que sus análisis y diagnósticos sean errados en su mayor parte. En este post no he entrado al fondo de sus análisis e ideas. Aun así, el mismo Selgin dice en su reseña que”la evaluación del libro [de Roubini y Mihm] de las causas del reciente ciclo de burbuja y pinchazo inmobiliario es en gran parte sólido e instructivo”.

En territorio patrio, para no ser menos, también tenemos a nuestro gran profeta, cuya calidad y solidez, me atrevería a decir, es significativamente menor que la de Roubini.

(Nota: la frase del título de mi post la cita Selgin en su reseña, y proviene de un comentario en el artículo de Elfenbein citado arriba, por lo que hay que cogerlo con pinzas. Tomadlo como un título concecibo para atraer al personal).

9
comentarios
Escribir Comentario
1 Hugo, día

Muy bueno Angel. Ya había leido yo, sobre las fantásticas previsiones de Roubini. A mi me parece un perfecto ejemplo de trepa.

El tío se lo ha montado muy bien, pero credibilidad económica cero.

2 Espectador, día

"¿¿cómo ha llegado a estimar el porcentaje de posibilidades de rescate de España en el 33%??"

De la misma forma en la que el vigía del chiste avisaba de que atacaban 1003 indios, porque venían 3 delante y detrás unos mil.

3 José Luis Ruiz Bartolomé, día

En 2008 tuve la oportunidad de ver a Roubini en directo, en el Palacio de Congresos de IFEMA, con ocasión de la reunión anual de alumni de IESE (Fue un encuentro de altura; también estuvo Larry Summers). Su pesimismo entonces fue brutal, y señaló incluso que en las próximas semanas las Bolsas del mundo tendrían incluso que cerrar ante la avalancha de órdenes de venta. El tiempo demostró que no tenía razón, pero no tanto porque no hubiera razones para ello como por la intervención de Estados y Bancos centrales.
A mi modo de entender, el problema no es tanto si aciertas o no en el pronóstico, sino si tienes la suficiente honradez intelectual para decir que el "emperador está desnudo", y en ese sentido Roubini (y en buena medida Niño Becerra) creo que la tiene. Quiero decir que uno no puede adivinar de lo que es capaz un político o un banco central de hacer, pero sí de denunciar que un modelo (crecimiento basado en deuda) está abocado al fracaso antes o después.
En las clases de macro del MBA de IESE, en 2006/7, nos decían que muchos economistas creían que ya nunca más tendríamos grandes crisis, en base al histórico del PIB mundial de los últimos cien años. En efecto, las curvas, la volatilidad, venía reduciéndose: "Es que el mundo ha aprendido". De Roubini, entonces se reían.

4 Liberal clásico, día

Ángel, la frase original es de Samuelson y, si no me equivoco, era algo así como "la bolsa ha predicho nueve de las últimas cinco recesiones".

El éxito de Roubini, en mi humilde opinión, radica en haber acertado con la crisis de 2008 y en lo útil que es para unos periodistas que no tienen ni idea de economía y necesitan frases lapidarias para hacer titulares y vender periódicos. Es un charlatán.

"¿¿cómo ha llegado a estimar el porcentaje de posibilidades de rescate de España en el 33%??"

A partir de la cotización de los bonos soberanos y los CDS que los cubren se puede calcular la probabilidad de impago, ¿no? Dicho de otra manera, se puede calcular la probabilidad que los señores que operan en bolsa le atribuyen a ese evento. Lo que no se puede calcular, o al menos no científicamente, es la probabilidad de rescate.

5 Liberal clásico, día

Coño, Niño Becerra, el que utiliza el tarot para hacer predicciones económicas. La universidad española, siempre con sus pintorescos profesores de económicas.

6 Hugo, día

>Quiero decir que uno no puede adivinar de lo que es capaz un político o un banco central de hacer,

José Luis, hay economistas que sí predijeron lo que los bancos centrales y políticos iban a hacer y las consecuencias que tendría. Si miras la historia no es tan raro lo que han hecho.

Y yo he leido a Becerra decir que los políticos no podrían evitar la deflación hicieran lo que hicieran. Se equivocó. A mi Becerra me cae bien, tiene su gracia (a diferencia de Roubini), pero como economista es muy flojito.

7 Angel Martín Oro, día

Muy interesante tu comentario José Luis, gracias por compartir la anécdota. Se nota que en el IESE hay nivel.
A mí Roubini me parece muchas veces acertado, hace diagnósticos bastante sensatos. Y con la crisis actual acertó. Pero por otro lado está lo que digo en el post y sus anteriores predicciones fallidas... Si estás siempre prediciendo un crash, es bastante fácil acertar cuando haya uno.
A los que decían que los ciclos económicos se habían acabado hay que echarles de comer aparte...

8 Pedro, día

Veo el error de Roubini (no entro a discutir si es mejor o peor economista) como una excusa para descargar toneladas de crítica guardada y almacenada contra él y contra los que piensan que el sistema capitalista tiene fallos, ese sistema que ustedes defienden a ultranza aunque estén cayendo chuzos de punta. En cambio cuando el capitalismo tiene fallos o trae problemas, como ahora, esos fallos no solo no es una muestra de ineptitud, según ustedes, sino que van mas lejos y se atreven a decir que ha pasado porque el mercado no era lo suficientemente libre, obviándo a propósito vicios del sistema que existen porque sus reglas lo permiten, por esa "libertad".
Ni tanto ni tan calvo. Las cosas no son ni blancas ni negras, y para mí, la gente que en todo momento intenta justificar al capitalismo merece la misma credibilidad que los que pronosticaban el fin del mundo con el "efecto 2000".
Hay cosas con las que simple y llanamente no se juega, que no se deberían permitir, como la especulación con el precio del maíz, por nombrar una flagrante violación de derechos super básicos por parte del capitalismo (en nombre, como no, de la eficiencia).

9 Angel Martín Oro, día

Pedro, el objetivo de este post no es criticar a Roubini porque piense que el capitalismo tiene fallos. Simplemento me detengo en su historial predictivo, que yo pensaba que era inmaculado (y como yo, creo que mucha gente), pero que parece que no. La crítica a sus valoraciones sobre el capitalismo, el libre mercado, etc. es cosa aparte, algo que hice en el post al que hago referencia. Son dos cosas distintas.
Por cierto, que el mercado tiene fallos es evidente, básicamente porque es una institución HUMANA, y los humanos somos imperfectos. Pero eso no implica que la intervención gubernamental (por parte de humanos imperfectos) vaya a solucionar esos problemas.
No veo descabellado el pensar que buena parte de los problemas debidos de la crisis financiera y económica actual se deben a perversas estructuras regulatorias, especialmente en el mundo monetario-financiero-bancario. Los agentes económicos actúan dentro de ese marco, por lo que es esencial tenerlo en cuenta.

Herramientas